no hay conciliación sin coherencia

quienes tratamos de conciliar sin que nos ofendan por ello, creemos tener un problema, normalmente asociado a nuestra propia decisión.

quienes no asumen tener que contar en sus equipos con gente que concilia, creen tener un problema, que suelen achacar a «estos de la jornada reducida que viven muy bien».

pero, en realidad, son las empresas las que tienen el problema. Y lo tienen en el sentido de posesión, porque lo generan y lo mantienen en el tiempo.

las empresas no son coherentes, y no lo son, porque no son valientes. porque lo políticamente correcto es decir que en tu empresa se concilia, solo faltaría, porque si algo prima allí es la diversidad, y todo el mundo tiene cabida, sea cual sea su situación. ya.

pero pasa que las empresas, además de tener estos lemas preciosos, acompañados de todo tipo de merchandising vistoso a ser posible, cuentan en sus plantillas con caballos de troya, que no solo no comulgan con estos idearios, sino que los dinamitan a diario desde dentro.

y las empresas lo saben, pero no actúan en consecuencia. porque reconocerlo estaría feo, pero no es ése el motivo. es que cumplir con lo que promulgan no les sería rentable. conciliar es trabajar para vivir, no vivir para trabajar. y ese matiz, marca la diferencia.

mientras las empresas no sean coherentes entre lo que dicen y lo que hacen, la conciliación seguirá siendo la gran mentira.

por lo demás, todo bien.

¡sígueme y no te pierdas nada!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s