cuando «te dan» la oportunidad de cambiar (parte 2)

en el limbo de los justos