me vais a perdonar, pero eso ya no es lo que era. hubo un tiempo en que el teletrabajo nos pareció que había venido para quedarse, pero mucho me temo que eso se acabó.

ahora estamos todos volviendo a la oficina, en mayor o menor medida, y se está notando. estamos dando un paso atrás en el teletrabajo.

porque ya no estamos todos desde casa, sino los (las) de siempre. y para algunos ya no es tan gracioso que parte de su equipo trabaje en babuchas. y uso el masculino genérico, porque hay de todo, como en botica.

les pareció bien mientras existió con ellos incluidos. pero una vez que algunos han retomado el bello deporte de calentar sillas, ay amigo…

ahora el teletrabajo vuelve a ser parte del negociado de los trabajadores de jornada reducida, esa especie que muchos quisieran en extinción.

porque teletrabajar es conciliar. y para muchos aún, conciliar es cuidar hijos.

“¿te vas ya? ¿qué tienes que hacer ahora?”

pues oiga… ¿vivir?

y ya, cada uno, que conjugue ese verbo como considere.

porque conciliar es trabajar para vivir, no vivir para trabajar. algo que no encaja siempre en el orden de prioridades.

fue bonito mientras duró, pero mucho me temo que ha llegado el fin del teletrabajo como lo hemos conocido en el último año.

¡sígueme y no te pierdas nada!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s