que la maternidad modifica cuerpos es un hecho más que demostrado. nos cambia por dentro y por fuera, a cada una en distintas medidas y proporciones.

miramos nuestro cuerpo ahora y pensamos: “ni sombra de lo que era“. y seguramente sea cierto, que el tiempo pasa y un poco sí que arrasa.

pero también os digo una cosa: la maternidad no tiene la culpa de todo.

a mí me pasa que me digo a mi misma: “hay que ver, con las piernas que tenía yo antes. y la cinturita. y el pelazo”. ¿no creeis que a veces idealizamos un poco nuestro recuerdo?

porque cuando me pongo luego a mirar fotos de mi primera juventud (vivo inmersa en la segunda y punto), la cosa cambia un poco. que hemos cambiado, sí. pero que la maternidad no ha convertido a Beyoncé en el Ecce Homo de Borja, pues también, las cosas como son.

hace tiempo que llegué a la conclusión de que realismo ante todo, y que milagros, a Lourdes. y a mi me ha servido mucho.

aceptar no tanto lo que somos, que eso siempre es mejorable, sino lo que no vamos a poder ser.

para no vivir obsesionadas. para ponernos pequeños retos o metas asequibles, que nos permitan alcanzarlas sin frustrarnos por el camino. y sobre todo, viviendo libres de complejos, obsesiones, ataduras a fin de cuentas.

que bastante tenemos con lo que tenemos.

¡sígueme y no te pierdas nada!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s