es un día como otro cualquiera, estás haciendo algo habitual, hablando con los de siempre. y de repente, sin esperarlo, sin un porqué, ¡zas! te regalan una frase, que si hubiera sido bofetada, al recibirla te habría salido pelo.

una opinión que no has pedido, dada aparentemente sin querer hacerte daño. y solo llegas a decir: ¿perdona, decías?

comparto aquí algunas esas perlas con las que podría hacerme un broche y clavármelo, para rematar la estocada.

¿también te ha pasado? estaré encantada de que me cuentes las tuyas, que seguro que alguna tienes.

  • hablando con una conocida del barrio, me dice: “ay sí, tu padre me recuerda mucho a como era mi abuelo, así toda la vida tan delgado. tú has salido más a tu madre, ¿verdad? ¡qué pena!”
  • a la salida del cole, un padre amigo a mi hija de 6 años: “vaya, ¿hoy también vas a extraescolares? jaja, ¡parece como si tus padres no quisieran pasar tiempo contigo!”
  • en navidad, “cuñada, tú ya no te arriesgas a tener más hijos, ¿no? que con tu edad ya te salen con problemas y a ver qué haces”
  • el portero a mi hija de 5 años: “como tú ya no vas a tener hermanos porque tu madre está mayor… ¿te hubiera gustado?”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s